¿Qué puede provocar un infarto en una persona joven?

¿Qué puede provocar un infarto en una persona joven?

Los infartos en personas jóvenes no son muy comunes, ya que las enfermedades cardiacas suelen estar asociadas a problemas de las arterias que empeoran con el paso de los años. Sin embargo, las personas jóvenes no están exentas de sufrir de un paro cardiaco, pues hay algunos factores que pueden presentarse desde muy temprana edad, e incluso en la infancia, que aumentan el riesgo de sufrir un infarto.

A continuación, enlistamos algunas de las causas más comunes de infarto en personas jóvenes, que van desde enfermedades hereditarias hasta malos hábitos alimenticios.

 

1.     Anomalías de las arterias del corazón

Una de las causas más comunes de infarto en personas jóvenes son las enfermedades cardiacas existentes desde el nacimiento (congénitas), que no se detectan a tiempo. Algunas personas pueden nacer con problemas en las arterias, las cuales no se conectan adecuadamente y se pueden comprimir cuando la persona realiza actividad física, dando origen al paro cardiaco.

 

2.     Engrosamiento de las paredes del corazón

Otra de las causas más comunes de los infartos en personas jóvenes son algunas enfermedades hereditarias como la miocardiopatía hipertrófica, que provoca un engrosamiento de las paredes del corazón, lo cual impide que la sangre pueda salir adecuadamente hacia el organismo.

Estas fallas en el funcionamiento normal del corazón ocasionan latidos rápidos e irregulares, haciendo que el órgano tenga que trabajar más fuerte para poder bombear la sangre. En ocasiones, dichos latidos irregulares conocidos como arritmias, pueden dar origen a una muerte súbita por un paro repentino del corazón.

 

3.     Síndrome de QT largo

Esta es una afección que puede ser hereditaria o adquirida, y provoca que el corazón palpite de manera rápida y desenfrenada. Este aumento de la frecuencia cardiaca puede presentarse como respuesta ante el ejercicio, un episodio emocionante o como reacción ante un sonido demasiado fuerte.

Al ser una enfermedad hereditaria, suele presentarse en niños y adultos jóvenes, quienes ante eventos de emoción excesiva o situaciones alarmantes, pueden sufrir de un paro cardiaco. Aunque en muchas ocasiones solo se manifiesta como un desmayo.

 

4.     Enfermedades crónicas

Algunas personas empiezan a acumular grasas y niveles elevados de colesterol desde la infancia; y en la adolescencia ya suelen presentar síntomas de enfermedades crónicas como diabetes, tensión arterial alta, sobrepeso y obesidad, que son factores que favorecen la aparición de enfermedades cardiacas a temprana edad; y por consiguiente, mayor riesgo de sufrir infartos siendo personas jóvenes aun.

Síguenos en las redes

Te puede gustar...

Suscríbete a nuestra newsletter