¿Por qué se les inflaman las rodillas o codos a los niños?

Entre los tendones, ligamentos y otras estructuras articulares hay sacos de líquido especiales los cuales se denominan como bursas la cuales reducen la fricción durante el movimiento y, por lo tanto, evitan daños mecánicos en las partes sobresalientes de las articulaciones.

Información general

La bursitis en un niño es un proceso inflamatorio en el que los tejidos que recubren las bursas se espesan y comienzan a producir demasiado líquido sinovial, lo que provoca un aumento de los sacos y una serie de síntomas desagradables.

Razones para el desarrollo de bursitis.

El principal factor desencadenante de la aparición de esta enfermedad es una lesión articular traumática resultante de caídas, contusiones graves, colisiones y otras situaciones en las que uno o varios elementos articulares se ven afectados.

Por ejemplo, la bursitis de rodilla en un niño puede desarrollarse debido a cualquier daño en los tejidos blandos, músculos y ligamentos de la rodilla, incluidas las condiciones en las que la sangre ingresa a la bolsa periarticular (cortes, abrasiones o hemorragias subcutáneas).

Otras posibles razones para el desarrollo de bursitis de cadera, codo y otras articulaciones en niños pueden ser:

Procesos infecciosos e inflamatorios que ocurren en los tejidos que rodean la articulación (flemón, ántrax, forúnculos).

Osteomielitis.

Patologías crónicas de naturaleza infecciosa, que incluyen diversas enfermedades genitourinarias, amigdalitis, lesiones bacterianas del tracto intestinal.

Actividad física excesiva, especialmente de naturaleza monótona.

Lesiones recibidas en el curso de actividades deportivas, baile, otra actividad física vigorosa.

Exceso de peso, que aumenta la carga sobre las articulaciones.

Patologías autoinmunes y endocrinas crónicas asociadas con trastornos metabólicos y la absorción de oligoelementos.

Intoxicación aguda (envenenamiento con sustancias tóxicas, sales de metales pesados, drogas potentes).

Trastornos de la postura.

Hipotermia frecuente y sobrecalentamiento.

El grupo de riesgo incluye a los niños que padecen enfermedades alérgicas que han tenido infecciones bacterianas graves a una edad temprana, a menudo con infecciones respiratorias agudas. El riesgo de bursitis es mayor en los escolares que practican deportes extremos y ciclismo, artes marciales o baile, pero que no se siguen las precauciones de seguridad. (Lambertsfruit.com)

Síguenos en las redes

Te puede gustar...

Suscríbete a nuestra newsletter