Ejercicios de estiramiento inusuales funcionales

Estos movimientos desarrollarán perfectamente la flexibilidad y agregarán variedad al plan de entrenamiento. Sin embargo, muchas personas conocen el programa de estiramiento básico por repetición: sentadillas, pliegue sentado y muchos ejercicios estáticos. Hay tres planos en los que se mueve una persona todos los días.

Pero a menudo entrenamos solo en uno, realizando flexión-extensión y olvidamos torcer e inclinar hacia un lado, abducción-aducción de brazos y piernas. El entrenamiento será más efectivo si intentamos movernos de la misma forma que fuera del gimnasio.

Curvas de pie

Como a todos les encanta estirar tanto la parte posterior del muslo, ofrezco una alternativa al pliegue sentado. Hay varias opciones para hacer este ejercicio.

Técnica:

Pies separados al ancho de las caderas, pies paralelos entre sí. Si es un principiante y sus isquiotibiales no son lo suficientemente flexibles, doble las rodillas. Al mismo tiempo debes ubicar las manos en la cintura.

Al exhalar, nos inclinamos hacia adelante debido a la flexión de las articulaciones de la cadera, manteniendo la espalda recta. No inclinamos la cabeza hacia atrás. Debes sentir un buen estiramiento en la parte posterior del muslo, pero no debajo de las rodillas.

Realizamos el ejercicio en dinámica 10-15 veces, para el último conteo nos demoramos en el punto final y nos quedamos hasta 30 segundos.

 

Flexiones de pie con movimientos corporales

Técnica:

De pie, con los pies paralelos entre sí.

Realizamos una inclinación y, deteniéndonos en el punto final, comenzamos a estirar en forma de abanico los músculos de la parte posterior del muslo: el cuerpo se mueve hacia la izquierda, la pelvis hacia la derecha y viceversa.

Para sacar el máximo a esta técnica debes hacerlo por un máximo de 30 segundos.

 

Estiramiento de la cara interna del muslo

Mejoramos la elasticidad de la superficie interna del muslo y movilizamos la columna vertebral.

Técnica:

Soporte de cuatro puntos. Manos, Debajo de los hombros, rodillas y debajo de la pelvis. De vuelta en una posición neutral.

Estiramos una de las piernas hacia un lado y la apoyamos completamente sobre el pie.

Mientras inhalamos, empujándonos del suelo con las manos, empujamos los glúteos hacia atrás hasta un agradable estiramiento por la cara interna de la pierna estirada. Nada más llegar a este punto giramos la pelvis hacia nosotros (imagínate que echas un balde de agua hacia atrás) e iniciamos una ola en la columna.

Mientras exhala, tire de la colchoneta hacia usted, redondeando la espalda vértebra por vértebra, y transfiera el peso a sus manos a la posición inicial.

El estiramiento tiene un efecto beneficioso en todo el cuerpo, alivia los espasmos y mejora el estado de ánimo.

Síguenos en las redes

Te puede gustar...

Suscríbete a nuestra newsletter