¿Hasta dónde llegaba el voraz apetito sexual de Catalina ‘La Grande’?

Catalina II de Rusia (1729-1796) es conocida por haber sido una de las mayores ninfómanas de la historia.

Se casó con el Zar Pedro de Holstein-Gottorp en el año 1745, pero a partir de entonces disfrutó de un buen número de amantes. Entre ellos

Grigori Potiomkin o Aleksandr Dmitriev-Mamónov, hombres jóvenes que ocupaban altos cargos y que, tras estar con ella, eran premiados con tierras y siervos por sus ‘servicios’

Se cuenta que requería los favores de sus amantes hasta seis veces por día e incluso contaba con una media de 21 hombres a su disposición de forma fija, siendo 80 el número total de jóvenes que podían pasar en un año por su alcoba.

Siendo ya viuda salió de la corte para dar a luz a un hijo ilegítimo, Aleksei Bobrinskói, engendrado por Grigori Orlov.

Y su último amante fue el príncipe Zúbov, el cuál tenía 40 años menos que ella. Tal fue su pasión por el sexo que se ha llegado a asegurar que murió mientras lo practicaba con un caballo, aunque se trata más de un rumor que de un hecho contrastado por los historiadores.

Síguenos en las redes

Te puede gustar...

Suscríbete a nuestra newsletter