¿Cómo hablar del sobrepeso correctamente para no ofender?

En primer lugar, vale la pena entender si realmente es necesario tus consejos o si está cruzando la linea.

Hablar con sus seres queridos sobre los problemas de peso puede ser muy difícil: debe elegir las palabras correctas y tener tacto. Pero a menudo sucede que ellos mismos no están preocupados por los kilogramos que han ganado, por lo tanto, tu comentario esta de más. Si su amigo o pariente realmente tiene sobrepeso, debe tener en cuenta algunos de los matices para discutir el problema.

¿Por qué no sacar el tema primero?

Ahora muchos se adhieren a un estilo de vida saludable, pero los factores externos y las características del cuerpo, incluso en este caso, pueden provocar sobrepeso. También sucede que algunos simplemente no notan que han ganado kilos de más. Y cuando se notan, los familiares y amigos comienzan a preocuparse y tratan de insinuar: es hora de comenzar a perder peso.

Desafortunadamente, no siempre es posible encontrar las palabras correctas con tacto. En primer lugar, debe averiguar si la persona comprende que tiene sobrepeso y si considera que esto es un problema. Si sabe cuántos kilos ha ganado y está tratando de bajar de peso.

En la mayoría de los casos, las personas con sobrepeso son muy conscientes de que necesitan perder peso. La mayoría están avergonzados de esto, quieren cambiar, pero debido a una combinación de razones no pueden hacerlo. Algunas personas tienen trastornos hormonales, otras tienen un trastorno alimentario y otras se comen sus sentimientos. Este es un tema complejo que debe tratarse con cuidado y delicadeza.

Una excepción solo pueden ser los casos de obesidad obvia, que amenaza la salud, y la persona misma no hace nada. Entonces el foco de atención debe dirigirse no al tema del exceso de peso, sino al problema de la salud y la nutrición. Trate de motivar a su ser querido para que se sienta mejor.

¿Cómo hablar de tener sobrepeso?

No debe iniciar una conversación sobre perder peso primero, es mejor esperar el momento adecuado. Por ejemplo, cuando su ser querido decide compartir sus sentimientos e insatisfacción por su condición.

En esos momentos, no necesita fingir que no comprende el problema. Pídele a un amigo o pareja que te cuente más sobre la experiencia y sugiere con tacto tus propios métodos para resolver el problema.

Solo la persona misma tiene derecho a decidir cómo tratar con su propio cuerpo. Y en una relación, es importante respetar los límites de tu pareja. Si una persona tiene un deseo, una necesidad, una capacidad física para mantenerse en forma, lo hará. Si falta algo, nadie más puede cambiarlo.

Definitivamente no deberías demostrarles a tus seres queridos que su peso extra es extremadamente inconveniente y te agobia. Si comienza a avergonzar a una persona, la reacción puede ser ambigua: alguien realmente comenzará a perder peso, pero a un estado crítico y poco saludable, e incluso podría ser peor ya que puede intentar comerse sus emociones negativas con una persistencia aún mayor.

Ambos escenarios son peligrosos porque conducen a trastornos alimentarios, ralentizan el metabolismo y destruyen el cuerpo desde el interior. Por lo tanto, no debe escuchar consejos que llamen a criticar abiertamente el exceso de peso.

Es necesario responder a la pregunta: ¿por qué es importante para mí que mi pareja se vea diferente, sea delgada, musculosa o esbelta? Si el peso te afecta la excitación sexual, es importante que lo digas por ti mismo: “Dejé de sentir atracción”, “el componente físico es muy importante para mí, me afecta el deseo”.

Sin embargo, es muy importan ser consciente de las limitaciones que pueda tener la persona al intentar hacerlo. Por ejemplo, no hay falla hormonal y no estamos hablando del período de recuperación después del embarazo. Siempre puedes explicar tus sentimientos y experiencias a un compañero o amigo si actúas por amor a él, y no por reclamos personales.

Al hablar, es importante mantener el tacto y hablar con calma, sin reproches ni consejos duros. De lo contrario, la persona se aislará y te verá como un enemigo. Trate de empatizar y hablando sobre ti o de otra persona que también ha luchado contra el exceso de peso, pudo lograr buenos resultados y se siente mucho mejor. Lo principal es tener cuidado con los sentimientos de los demás y no tratar de imponerles su opinión.

 

Síguenos en las redes

Te puede gustar...

Suscríbete a nuestra newsletter